Cuentos para crear hábitos

mejores cuentos para crear hábitos, por cuento y habito

Aquí viene un resumen de los hábitos que considero más importantes cuando son pequeñines.

cuentos para lavarse los dientes

En este caso yo hice el hábito en dos partes, primero el de antes de dormir, y luego cuando empezó el colegio, empezamos a hacerlo por las mañanas. Es muy importante lavarse los dientes desde muy pequeñitos ya que nos va a quitar muchos problemas con la boca en el futuro, a esto también le puedes añadir, que comer muchos dulces hace daño en los dientes. 

LILI SE LAVA LOS DIENTES

cuento habito para lavarse los dientes

Como Lili ya es mayor le enseña a su perro Guau lo bien que se lava los dientes. Un buen libro para el hábito de lavarse los dientes.

Ver en amazon

Como enseñar a cocodrilo a lavarse los dientes

Lola ha conseguido que el cocodrilo Coco se lave los dientes ¿Quieres descubrir cómo? Este libro es una buena opción para crear el habito de lavarse los dientes entre los más pequeños. 

Ver en amazon

Los monstruos también se lavan los dientes

La protagonista de este cuento no quería lavarse los dientes pero sus aventuras con los mostruos le enseña que lo que más miedo da es no lavarse los dientes.

Ver en amazon

Cuentos para rutinas diarias

Qué hacer para crear buenos hábitos en nuestros hijos

Gozar de buena salud depende de lo que hacemos día a día y para ello tenemos que crear buenos hábitos desde pequeños, de esto dependerá la calidad de vida de nuestros hijos. 

Para enseñarles a crear buenos hábitos a través de cuentos para crear hábitos te voy a explicar cómo lo hago yo con mis hijos o por lo menos, cómo lo intento (por cierto: esto también se puede aplicar para nosotros los adultos.)

Para conseguir este objetivo, mis mejores aliados son los cuentos sobre hábitos saludables y rutinas diarias.

Paso 1:

Lo primero que hago es elegir un hábito que quiero incorporar y que no cueste demasiado trabajo, por ejemplo, lavarnos los dientes antes de salir para el colegio.

PASO 2:

Creo un calendario de 30 días seguidos. Dicen que para crear un hábito necesitas 21 días, pero yo pongo 30. La teoría de esto es que el cerebro está programado para utilizar poca energía por lo que cuando incorporamos un nuevo hábito, nos va a sabotear para que lo dejemos, pero si logramos hacerlo durante los 21 días, nuestro cerebro acabará integrándolo y acabaremos haciéndolo sin ningún esfuerzo.

PASO 3:

Cada día que lo hago voy tachando ese día en un calendario o lo anoto en el móvil, pero es importante tenerlo a mano porque esto nos genera alegría cada vez que cumplimos con el hábito a incorporar. Para el ejemplo de lavarse los dientes, intento durante esos 30 días leer libros sobre el hábito de lavarse los dientes para niños, de manera que se vaya incorporando esta rutina.

paso 4:

Si un día nos lo saltamos, no pasa nada, lo importante es no dejar de hacerlo dos días seguidos, para eso utilizamos los cuentos sobre rutinas diarias.

PASO 5:

A mitad del reto, casi no tienes que pensarlo y vamos a lavarnos los dientes antes de ir al cole casi sin pensar y ahí es cuando te das cuenta de que vamos por buen camino. 

Una cosa importante para crear hábitos en los niños, y en los adultos también, es incluir sólo uno a la vez. Un ejemplo de estos hábitos pueden ser:

  1. Lavarse las manos al entrar en casa
  2. Lavarse los dientes antes de ir a dormir.
  3. Leer un cuento antes de dormir
  4. Llevar la ropa sucia a su canasto.

típicos errores al crear un hábito en los niños

Uno de los errores que yo he cometido al intentar incluir un hábito en mis hijos, es intentar que lo hagan todo a la vez, es decir, queremos que se lave los dientes por la mañana, se haga la cama, ponerse las zapatillas etc. y al final acabamos frustrados porque no llegamos a incluir todas las rutinas, ni siquiera con cuentos infantiles de rutinas diarias. Así, prefiero ir incorporando uno a uno, con lo cual en dos meses dos meses ya se lava los dientes y lleva la ropa al canasto de la ropa sucia. Poco a poco vamos haciéndolo más fácil y no tener que repetírselo siempre ya que lo vamos integrando como una rutina diaria.  

Y nada mejor que acompañar todas estas rutinas cotidianas con personajes que ellos identifican en libros sobre hábitos y rutinas haciéndolo más divertido y fácil. 

Estas pequeñas técnicas a mí me han venido muy bien, porque son hábitos que yo he repetido con ellos y también me he reforzado a mí misma como, por ejemplo, hacer la cama todos los días, ya que muchas veces se quedaba sin hacer, y al tener que trabajarlo con ellos por las mañanas, me he creado el hábito a mí misma. 

Una cosa que me gusta pensar es que ellos se conviertan en las personas que quieran ser a través de los hábitos para ello leemos muchos cuentos sobre hábitos saludables. 

Los cuentos ayudan a los niños a entender el mundo que les rodea y por ello, son un medio increíble de explicarles porque deben comer bien, porque es importante dormir, hacer ejercicio etc. que con libros sobre hábitos saludables.